7 errores comunes de marketing digital

7 Errores comunes de marketing digital

¡Marca que nace torcida, con buen marketing se endereza! Así que si has cometido alguno de los 7 errores comunes de marketing digital, aún estás a tiempo de desarrollar prácticas exitosas.

Y aunque triunfar con tu marca en el mundo digital depende de varios factores, el principal es conocer las necesidades de tus consumidores, pero no sólo para tratar de venderles un producto o servicio, sino de brindarles toda una experiencia para añadir ese valor agregado que te diferenciará de tu competencia.

Así que si eres emprendedor, dueño de negocio o responsable del Departamento de Marketing de una empresa, toma nota de los siguientes puntos para que no te equivoques.

1. Conoce el sebo de tu ganado… aunque esté hecho jabón.

Lo primero que debes tener claro es conocer tu mercado, pero particularmente el perfil de tu cliente ideal, cuáles son sus costumbres, motivaciones, retos, intereses, además de sus datos personales como estado civil, edad y profesión.

Una buena estrategia de marketing requiere conocer las necesidades de la audiencia, para que los mensajes que emitas apunten directo a sus puntos de dolor para brindarles soluciones.

Conoce a tu cliente ideal o buyer persona

2. Sin prisa, pero sin pausa.

La planificación es clave para crear una estrategia de marketing exitosa, ya que te permite trazar metas claras y los pasos específicos para lograrlas, además de aportar orden y organización para que todas tus tareas diarias estén alineadas con los objetivos de tu marca.

No te desesperes si estás siguiendo la ruta marcada y aún no obtienes resultados, recuerda que hay que dejar madurar las acciones implementadas, ya que no todas las campañas de marketing pueden conseguir resultados al instante. A no ser que tu primera publicación se vuelva viral, deberás ir mejorando sobre la marcha. El marketing digital es una carrera larga, no un sprint.

3. El yo-yo es para que jueguen los niños.

¿Has conocido a personas que sólo hablan de sí mismas: “Yo… Yo… Yo…”? Llega un punto en el que nos invade el hastío al escucharlas y ahuyentan a quienes están a su alrededor. Pues con las marcas que únicamente se la pasan diciendo lo maravilloso que es su producto o servicio ocurre lo mismo.

Si, por el contrario, quieres atraer prospectos, para eso existe el inbound, que con contenido de valor le haces sentir a tu cliente ideal que él es especial para ti, lo escuchas y estás atento sus intereses.

No hables sólo de ti porque es aburrido

4. Contenido preciso, conciso y macizo.

Menos blablablá y más glugluglú. Menos es más y con el contenido también: Hay que comunicar de manera clara y sólida con mensajes breves, ya que se posicionan mejor en la mente de nuestra audiencia y generan mayor interacción.

Se trata de ser más visuales y conceptuales en las publicaciones de medios sociales, ya que las ilustraciones, animaciones y videos tienen mayor tasa de participación que sólo textos.

5. Pienso, luego posteo.

Es imprescindible parafrasear a Descartes. Reflexiona bien antes de publicar, no se trata de cantidad, sino de calidad, de lo contrario darás la impresión de estar desesperado por generar confianza de la noche a la mañana.

Enfócate, el que mucho abarca poco aprieta

6. El que mucho abarca, poco aprieta.

Dedicarte a muchas redes sociales podría debilitar tu estrategia de marketing digital para alcanzar los objetivos de tu marca, es mejor enfocarte en dos o tres plataformas diferentes que tu audiencia utilice de forma habitual y comparte de forma regular contenidos relevantes para ella.

¡Ah! Y haz una estrategia diferente para cada red social, pues los usuarios de cada una de ellas tienen distinto gustos e intereses. Es un error hacer cuentas “espejo”, con igual mensaje en distintas plataformas ¿Qué sentido tiene entonces seguirte en todas si verá lo mismo?

7. Lo que no se mide no se mejora.

De manera periódica deberá medir los resultados de las estrategias y tácticas instrumentadas, para ello tendrás que revisar las métricas, pues ellas te reflejarán el retorno de la inversión (ROI) de una campaña, además de indicarte los contenidos que mejor funcionan y los que no, para que mejores cada vez más.

Por último, no pierdas de vista que las empresas exitosas no entregan productos a cambio de ganancias, sino valor a cambio de utilidad. ¿Quieres poner manos a la obra?, nosotros te decimos cómo, ¡escríbenos!